Rehabilitación tras una rizólisis lumbar

Proceso de rehabilitación tras una rizólisis lumbar

La rizólisis lumbar es un procedimiento mínimamente invasivo que trata el dolor crónico en la zona lumbar de la espalda. Después de una rizólisis lumbar, el proceso de rehabilitación es fundamental para maximizar la eficacia del tratamiento y ayudar al paciente a retomar su vida diaria sin dolor. La rehabilitación tras una rizólisis lumbar se centra en aliviar el dolor residual, mejorar la fuerza y la movilidad y enseñar a los pacientes cómo evitar futuras lesiones en la columna vertebral.

El primer paso en la rehabilitación tras una rizólisis lumbar es el manejo del dolor. Inmediatamente después de la cirugía, los pacientes pueden experimentar algo de dolor o molestias a medida que el área se va recuperando. Por regla general los médicos recetan medicamentos para aliviar el dolor y reducir las molestias iniciales. También puede ser útil aplicar hielo en la zona afectada varias veces al día y mantener una posición cómoda cuando esté sentado o acostado. El objetivo es minimizar el dolor y la inflamación para que el paciente pueda comenzar a moverse y estirarse lo antes posible.

El siguiente paso en la rehabilitación es la fisioterapia. Los fisioterapeutas trabajarán con el paciente para diseñar un plan de tratamiento personalizado que se centre en estirar y fortalecer los músculos de la espalda. Los ejercicios de bajo impacto y el estiramiento son a menudo el foco inicial, con el objetivo de aumentar la movilidad y la flexibilidad en la columna vertebral. Con el tiempo, el fisioterapeuta puede añadir ejercicios más intensos para fortalecer los músculos y mejorar la postura.

Fortalecimiento y recuperación post-rizólisis lumbar

El fortalecimiento es un aspecto crucial de la recuperación post-rizólisis lumbar. Los músculos de la zona lumbar son los que soportan el peso de la zona superior del tronco, por lo que fortalecerlos es crucial para reducir el dolor y prevenir futuras lesiones. Los ejercicios de fortalecimiento suelen comenzar con movimientos suaves y controlados, como el puente de glúteos o el estiramiento del gato y progresar hacia ejercicios más intensos como los levantamientos de piernas o las extensiones de espalda.

Además de trabajar directamente en los músculos de la espalda, es importante fortalecer los músculos del core, incluyendo los abdominales, los oblicuos y los músculos de la cadera. Estos músculos ayudan a soportar la columna vertebral y mantener una postura correcta, lo que puede ayudar a prevenir el dolor lumbar provocado por la rizólisis lumbar. Los ejercicios de fortalecimiento del core pueden incluir la plancha, el ejercicio del «dead bug» y los giros rusos, entre otros.

La recuperación completa después de una rizólisis lumbar puede llevar tiempo. Los pacientes deben ser pacientes, nunca mejor dicho y seguir las instrucciones de su médico y fisioterapeuta cuidadosamente. Puede ser tentador tratar de retomar las actividades normales demasiado rápido, pero esto puede aumentar el riesgo de dolor o lesión. Es importante tomar las cosas con calma, seguir con la fisioterapia y los ejercicios de fortalecimiento, y darle al cuerpo el tiempo que necesita para sanar completamente. Con el tiempo, la mayoría de los pacientes pueden esperar una disminución significativa del dolor y una mejora en la calidad de vida después de una rizólisis lumbar.

Programa de ejercicio temprano post- rizólisis lumbar

Movimiento de tobillo

  • Acuéstese boca arriba.
  • Mueva los tobillos hacia arriba y hacia abajo.
  • Repita 10 veces.

Zapatos de tobillo

Deslizamiento de talón

  • Acuéstese boca arriba.
  • Doble y estire lentamente la rodilla.
  • Repita 10 veces.

Chanclas de tacón

Contracción abdominal

  • Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y las manos apoyadas debajo de las costillas.
  • Apriete los músculos abdominales para apretar las costillas hacia la espalda.
  • Asegúrate de no contener la respiración.
  • Mantén la posición durante 5 segundos y luego relájate.
  • Repita 10 veces.

contracción abdominal

Sentadillas contra la pared (consulte con su cirujano antes de intentarlo)

  • Párese con la espalda apoyada contra la pared.
  • Camine con los pies 12 pulgadas delante del cuerpo.
  • Mantenga los músculos abdominales tensos mientras dobla lentamente ambas rodillas a 45°.
  • Mantenga 5 segundos.
  • Vuelva lentamente a la posición vertical.
  • Repita 10 veces.

sentadillas en la pared

Elevaciones de talones (consulte con su cirujano antes de intentarlo)

  • Párate con el peso distribuido uniformemente en ambos pies.
  • Sujétese de la pared o de una silla resistente para mayor estabilidad.
  • Levanta lentamente los talones del suelo.
  • Mantenga 5 segundos.
  • Baja lentamente los talones hasta el suelo.
  • Repita 10 veces.

Elevaciones de talon

Elevaciones de piernas rectas

  • Acuéstese boca arriba con una pierna estirada y una rodilla doblada.
  • Apriete los músculos abdominales para estabilizar la espalda baja.
  • Levante lentamente la pierna hacia arriba aproximadamente de 15 a 30 cm y manténgala así durante 1 a 5 segundos.
  • Baje la pierna lentamente.
  • Repita 10 veces.

Elevaciones de piernas estiradas

Programa de ejercicio intermedio

Estiramiento simple de rodilla al pecho

  • Acuéstese boca arriba con ambas rodillas dobladas.
  • Sostenga el muslo detrás de la rodilla y lleve una rodilla hacia el pecho.
  • Mantén la posición durante 20 segundos y luego relájate.
  • Repita 5 veces en cada lado.

Estiramiento simple de rodilla al pecho

Estiramiento del tendón de la corva

  • Acuéstese boca arriba con las piernas dobladas.
  • Mantenga un muslo detrás de la rodilla.
  • Estire lentamente la rodilla hasta sentir un estiramiento en la parte posterior del muslo.
  • Mantén la posición durante 20 segundos y luego relájate.
  • Repita 5 veces en cada lado.

Estiramiento de isquiotibiales

Estiramiento del flexor de la cadera

  • Acuéstese boca arriba cerca del borde de la cama, sosteniendo las rodillas contra el pecho.
  • Baje lentamente una pierna hacia abajo, manteniendo la rodilla doblada, hasta que sienta un estiramiento en la parte superior de la cadera/muslo.
  • Mantén la posición durante 20 segundos y luego relájate.
  • Repita 5 veces en cada lado.

Estiramiento de flexores de cadera

Estiramiento piriforme

  • Acuéstese boca arriba con ambas rodillas dobladas.
  • Cruza una pierna encima de la otra.
  • Tire de la rodilla opuesta hacia el pecho hasta sentir un estiramiento en el área de las nalgas/cadera.
  • Mantén la posición durante 20 segundos y luego relájate.
  • Repita 5 veces en cada lado.

Estiramiento piriforme

Ejercicios de estabilización lumbar con pelota suiza

Los músculos abdominales deben permanecer contraídos durante estos ejercicios (consulte «Contracción abdominal» más arriba). Realiza cada ejercicio durante 60 segundos. Cuanto más lejos esté la pelota de tu cuerpo, más difícil será el ejercicio.

Tumbado en el suelo

  • Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y las pantorrillas apoyadas sobre la pelota.
  • Levante lentamente el brazo por encima de la cabeza y bájelo, alternando los lados derecho e izquierdo.
  • Estire lentamente una rodilla y relájese, alternando los lados derecho e izquierdo.
  • Estire lentamente una rodilla y levante el brazo opuesto por encima de la cabeza. Alterne brazos y piernas opuestos.
  • «Camine» lentamente la pelota hacia adelante y hacia atrás con las piernas.

Ejercicio de estabilización lumbar con balón suizo, tumbado en el suelo.

Sentado en la pelota

  • Siéntese sobre una pelota con las caderas y las rodillas dobladas a 90° y los pies apoyados en el suelo.
  • Levante lentamente el brazo por encima de la cabeza y bájelo, alternando los lados derecho e izquierdo.
  • Suba y baje lentamente el talón, alternando los lados derecho e izquierdo.
  • Levante lentamente un talón y levante el brazo opuesto por encima de su cabeza. Alterne el brazo y el talón opuestos.
  • Marcha: levante lentamente un pie a 2 pulgadas del piso, alternando los lados derecho e izquierdo.

Ejercicio de estabilización lumbar con balón suizo, sentado sobre balón.

De pie

  • Párese con la pelota entre la espalda baja y la pared.
  • Doble lentamente las rodillas de 45° a 90°. Mantenga 5 segundos. Enderezar las rodillas.
  • Doble lentamente las rodillas de 45° a 90° mientras levanta ambos brazos por encima de la cabeza.

Ejercicio de estabilización lumbar con balón suizo, de pie

Acostado sobre la pelota

  • Acuéstese boca abajo sobre la pelota.
  • Levante lentamente los brazos alternos por encima de la cabeza.
  • Levante lentamente las piernas alternas de 2 a 4 pulgadas del piso.
  • Combina 1 y 2, alternando brazos y piernas opuestos.
  • Doble una rodilla. Levante lentamente esta pierna, alternando las piernas derecha e izquierda.

NOTA: Tenga cuidado de no arquear la espalda baja.

Ejercicio de estabilización lumbar con balón suizo, tumbado sobre balón.

Acostado sobre la pelota

  • Acuéstese boca abajo sobre la pelota.
  • «Camine» con las manos delante de la pelota hasta que la pelota esté debajo de las piernas. Retroceda a la posición inicial.
  • «Camine» con las manos delante de la pelota hasta que esté debajo de las piernas, luego levante lentamente los brazos alternados por encima de la cabeza.
  • «Camine» con las manos delante de la pelota y realice flexiones lentamente.

Ejercicio de estabilización lumbar con balón suizo, tumbado sobre balón.

RECOMENDACIONES:

La pelota debe tener una resistencia alta, ya que una pelota demasiado blanda no permitirá hacer los ejercicios correctamente, pudiéndo resultar en un daño para la lumbar. Te recomendamos una Core Balance, nosotros hemos comprado varias unidades en Amazon y nos ha ido muy bien, te dejo aquí el enlace para que la puedas ver o comprar.

Array

Deja un comentario

2 × 5 =